sábado, 6 de febrero de 2016

¿Por qué no eliminamos los mosquitos de la faz de la Tierra?

Hannele K/Flickr
Unos chupa sangre, que propagan enfermedades y hacen un molesto ruido a tu alrededor, esos son los mosquitos o zancudos, difíciles de vender incluso para los amantes de la naturaleza. Y por estos días, son los principales responsables detrás de la repentina llegada y propagación explosiva del virus Zika en América Central y del Sur. El Zika es transmitido por el mosquito vector Aedes aegypti, una especie tropical conocida por la difusión de enfermedades
como la fiebre amarilla y el dengue.

Pequeños pero poderosos:

Sólo hay alrededor de 3.500 especies de mosquitos, lo que es modesto para ser una familia de insectos - pero su impacto en la salud y el bienestar humano es catastrófico. Los mosquitos Anopheles hembras, llevan consigo el parásito que causa hasta 500 millones de casos de malaria al año, mientras que el mosquito tigre asiático, Aedes albopictus, propaga la fiebre del dengue y el virus Chikungunya. 

A estos pequeños voladores se les atribuye más miseria y pérdida de vidas humanas que a cualquier otro organismo (con la obvia excepción de nosotros mismos). Los mosquitos son criaturas desagradables, con patas endebles y un chillido molesto, sus larvas infestan miasmas y pantanos. Y en las condiciones adecuadas son perfectos expansionistas.

Entonces, ¿Qué es lo que hacen y por qué no los eliminamos de nuestras vidas?

De acuerdo con la ecologista Janet Fang, el consenso es que los mosquitos no hacen ningún bien único o particular que pudiéramos extrañar. 
Si se juzga de acuerdo a la idea suave pero evocadora del ecologista Charles Elton, cada criatura tiene un nicho - como todos los pueblos tienen un elenco de personajes que tienen su lugar, ya sea como carnicero, panadero o policía - en ese sentido, los mosquitos parecen no tener algún propósito especial según las apariencias.

Defensa a su favor:

Los argumentos a favor de los mosquitos se dividen en dos grandes categorías. El primero es que su población es un eslabón esencial en algunas redes de alimentos, en particular las tundras árticas, donde durante las breves semanas de verano eclosionan en un número extraordinario, creando nubes visibles de adultos y un muy rico suministro de alimento para las aves migratorias que han llegado al norte a explotar su riqueza.

Sin embargo, por su parte Janet Fang, sugiere que los ataques de mosquitos pueden ser lo suficientemente feroces para desviar la migración de los renos en Alaska, con posibles consecuencias en el pastoreo de los rebaños, perjudicando su ubicación y afectando el paisaje. 

Por otro lado, un breve estudio en Australia reveló que algunos pequeños murciélagos de bosque buscan mosquitos para alimentarse, al igual que lo hace el pez mosquito de agua dulce que consume las larvas. También algunas ranas venenosas de colores vivos y cangrejos tienen en su dieta mosquitos que terminan flotando en el agua. 

El segundo argumento es que los mosquitos tienen un papel general en la prestación de servicios de los ecosistemas, como la polinización por parte de los adultos, así como la liberación de nutrientes. Sin embargo, aunque pueden actuar como polinizadores para las orquídeas y los solidagos entre otras plantas, no tienen un monopolio y no son especialmente adecuados para este papel, hay un montón de otros polinizadores que pueden ocupar su lugar.

Al final pareciera entonces no haber una gran razón para defender a los mosquitos, pero la naturaleza es sabía y habría que pensar, con toda esa nutritiva y sangre caliente por ahí disponible, hay otra gran cantidad de ácaros, moscas y demás insectos esperando intervenir, así que será mejor tener cuidado con lo que se desea.

Este artículo adaptado por descubre tu mundo fue escrito por Mike Jeffries de la Universidad de Northumbria en Newcastle y publicado en The Conversation




-DESCUBRE TU MUNDO-

No hay comentarios: