sábado, 2 de julio de 2016

La ternura de los bebés tiene una explicación científica

Supervivencia de ternura!

Los bebés y otros animales recién nacidos, no son increíblemente lindos por accidente - la ternura es realmente crucial para su supervivencia, y está destinada a desencadenar comportamientos vitales de cuidado.

Esto probablemente no es novedad para nadie, pero investigadores del Reino Unido dicen que esos motivos van más allá de la apariencia física. Se involucra
además del sentido de la ternura en los lactantes, los buenos sonidos y olores infantiles.



De acuerdo con los investigadores de la Universidad de Oxford, hay algo más en juego además de la simple activación de conductas de cuidado, lo que podría explicar por qué los padres y no padres se impresionan por un bebé lindo. Hay sentimientos de empatía y compasión, así como un facilitador de las relaciones sociales, también podría estar involucrada nuestra compulsión a consentir a los bebés con cuidado.



Imagina por ejemplo esa risa de bebé contagiosa. "Risas infantiles y balbuceos son ejemplos de lo que se ha denominado 'ternura auditiva', muchas especies de aves y mamíferos de hecho producen sonidos de alta frecuencia y tonos especiales que atraen a sus cuidadores", escriben los investigadores en Trends in Cognitive Sciences

Y aunque no siempre podemos asociar los bebés con la producción de olores agradables, los investigadores se valieron de un estudio de 1983 que apunta que las señales olfativas - o los olores - ayudan a fortalecer el vínculo entre la madre y el bebé.



Observando las docenas de estudios publicados, el equipo piensa que este extenso concepto de la ternura tiene un efecto más complicado en nuestro cerebro de lo que se creía.

No sólo provocan una respuesta rápida e inmediata a la prestación de cuidados, sino que también provocan una reacción a largo plazo más lenta. Esto podría ser una buena complacencia al participar en el juego, o una creciente sensación de empatía con el tiempo.

Lo anterior se refiere a que, "el cuidado implica una compleja coreografía de comportamientos prosociales lentos, cuidadosos, deliberados, y de larga duración, con respuesta en los sistemas fundamentales de placer del cerebro, los cuales se activan también al comer alimentos o escuchar música, y siempre implican experiencias agradables", escriben los investigadores.

La investigación continúa, sin embargo la próxima vez que estés tentado a cargar un bebé lindo, sólo recuerda que hay algo más allá de esa carita tierna. 





-DESCUBRE TU MUNDO-

No hay comentarios: