sábado, 23 de abril de 2016

1.000 km de coral ha sido descubierto en el Amazonas | Todos los detalles

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto un área de alrededor de 1.000 km (600 millas) de arrecifes de coral a largo de la boca turbia y fangosa del río Amazonas.

El increíble descubrimiento demuestra que no importa qué tanto hayamos mapeado la superficie de nuestro planeta, todavía hay secretos que quedan por descubrir. En este caso, una enorme área de esponjas y arrecifes de coral se
extienden desde el extremo sur de la Guayana Francesa, hasta el estado de Maranhão en Brasil.

Vista de la región desde Google Maps

Recientes malas noticias sobre nuestros corales:


El anuncio se produce en un momento en el que existe una amenaza desesperanzadora para los arrecifes de coral en el mundo - los científicos habían anunciado recientemente que el 93 por ciento de la Gran Barrera de Coral en Australia había sido blanqueada, y grandes porciones podrían no recuperarse. Por esto el descubrimiento de un nuevo arrecife de estas dimensiones es una buena noticia. 




La gran barrera australiana adquirió este estado por el estrés que produjeron en ella las aguas demasiado calientes (como resultado del cambio climático).

 Pero, ¿cómo la 'barrera del Amazonas' ha estado allí tanto tiempo sin que nadie la detectara?

El arrecife era capaz de permanecer escondido tan bien porque la desembocadura del Amazonas es en realidad algo caótica. De toda el agua que llevan los ríos cada día a su desembocadura en los océanos de la Tierra, aproximadamente una quinta parte de esa agua llega aquí, a la desembocadura del río Amazonas.


Vista 3D desde Google Maps

Razón de la presencia del coral:

A través de las selvas tropicales y tierras de cultivo de América del Sur, una cantidad de nutrientes, residuos y materia orgánica es recolectada a lo largo de los 6.992 km del río (4.344 millas), todo ese lodo desencadena una gran floración de algas ocultas bajo el agua turbia al final del recorrido. 

"Yo me quise reír cuando el oceanógrafo brasileño Rodrigo Moura se me acercó por primera vez para buscar arrecifes, quiero decir, es algo oscuro, fangoso - es el río Amazonas", comentó una de las investigadoras responsables de este estudio, la profesora de ciencias marinas Patricia Yager.

"Pero él me sacó un documento de 1977, diciendo que unos investigadores habían logrado capturar algunos peces que indicaban que los arrecifes estaban allí. Me dijo: 'Vamos a ver si podemos encontralos". 

Pero desde entonces, nadie había realmente considerado la idea - después de todo, dada nuestra comprensión general de los arrecifes de coral, ¿se podría encontrar algo allí abajo?


La investigadora ni siquiera se encontraba allí para buscar los arrecifes, ella estaba usando el buque de investigación oceanográfica RV Atlantis para profundizar sobre cómo la pluma de sedimentos de la Amazonia estaba afectando la absorción de dióxido de carbono en el océano. 

Pero para obtener la aprobación de su estudio en la desembocadura del Amazonas, necesitaba buscar algunos oceanógrafos brasileños involucrados, y uno de ellos, Rodrigo Moura, pidió su ayuda para buscar el arrecife mientras estaban allí.

Para sorpresa de todos, cuando pusieron la draga, esta regresó con esponjas, estrellas y peces. "Me quedé atónita al igual que el resto de los 30 oceanógrafos", comentó Patricia.

Lo más sorprendente es el hecho de que el arrecife pueda existir, dado que el barro en la desembocadura evita que la luz del sol penetre en el agua la mayor parte del tiempo, algo necesario para el desarrollo del coral. Pero Moura y otros científicos brasileños han sugerido que la biología de los arrecifes cambian en función a su ubicación y a la cantidad de sol que reciben.


Cómo sobreviven entonces:

El área sur del delta del río se cubre con la pluma de sedimentos solo por tres meses al año, por lo que el entorno permite completar más la fotosíntesis. (La mayoría de los corales viven en simbiosis con algas fotosintéticas que habitan en sus poros). 
Esta área sur contiene más staghorns (un tipo de alga) y otros corales de colores, "mucho más de lo que se pueda imaginar sobre cómo un arrecife de coral podría lucir", dice Patricia. 

La sección norte por su parte, es dominada por esponjas y criaturas carnívoras, y se encuentra protegida de la luz solar por la pluma de sedimentos por más de la mitad del año.

Hay mucho aún por investigar acerca de este hallazgo, y otras especies encontradas en las muestras sacadas por el equipo en las aguas del delta amazónico, pero estamos seguros de que este es un gran descubrimiento.

La investigación se encuentra publicada en Science Advances

Descubre también:





-DESCUBRE TU MUNDO-

No hay comentarios: