sábado, 1 de agosto de 2015

¿Duele el amor? ésto le pasa a su cerebro cuando te rompen el corazón

Cualquiera que alguna vez haya sido dejado por "el amor de su vida" sabrá que no sólo se siente como si alguien te hubiera golpeado justo en el corazón, sino que también te enloquece un poco. Es el tipo de dolor que te impulsa a enviar 10 mensajes a su ex por minuto, o al menos romper el récord en la escritura de caracteres por segundo, beber licor en una noche de semana, y dejar el trabajo, el estudio o los proyectos, porque "nada importa si no tengo
alguien con quien compartirlo".

Explicación científica, el dolor emocional también es físico:

En realidad, hay una razón científica del por qué pasan estas cosas después de una ruptura, y tiene que ver con las hormonas que están corriendo a través de su sistema durante ese tiempo emocional. Irónicamente, son las mismas hormonas que te hacen increíblemente feliz mientras te estas enamorando.


Entonces, ¿cómo perder el amor de su vida cambia la composición química de su cerebro? En primer lugar, vamos a dejar claro que la angustia realmente duele, imágenes por resonancia magnética funcional han demostrado que las personas que han sido lastimadas sentimentalmente de manera reciente tienen una actividad más alta de lo normal en la región del cerebro que registra el dolor físico.

Esto provoca la liberación de hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina, dando lugar a todo tipo de síntomas físicos, tales como náuseas, dificultad para respirar, y también un debilitamiento del músculo cardíaco que los médicos llaman miocardiopatía de takotsubo, y a veces puede ser fatal.



Pero volvamos a nuestro cerebro, porque esas hormonas de estrés no son las únicas que inundan nuestros sistemas. En 2010, investigadores de la Universidad de Rutgers en Nueva York pidieron a 10 mujeres y cinco hombres que habían sido dejados recientemente, pero aún estaban "intensamente enamorados", entrar dentro de una máquina de resonancia magnética y mirar fotos de sus ex parejas. Eso suena definitivamente como un gran tipo de tortura para alguien que acaba de tener una ruptura, pero proporcionó grandes datos a la neurociencia en temas de corazones rotos.

De hecho, los análisis mostraron que su actividad cerebral era muy similar a la de un adicto cuando se le retira la cocaína. Y es que el enamoramiento es muy parecido a quedar enganchado en las drogas - cuando estás enamorado de alguien, eso activa la liberación de la hormona dopamina en el cerebro, que permite sentirse bien.

Pero el detalle con la dopamina es que siempre deja su cerebro con ganas de más, lo que explica ese sentimiento de obsesión de un recientemente enamorado en que, literalmente, no puedes estar sin la otra persona.

Nuestros cerebros finalmente caen en un patrón más estable cuando estamos en una relación, pero todavía esperan obtener su impulso de dopamina por estar cerca a su ser amado. Y cuando esa persona de repente se va lejos de ti, deja tu cerebro luchando por su próximo golpe. El resultado es muy similar a la primera fase de enamoramiento, de obsesivo-amor, pero en este caso sale terriblemente mal. 
"Los sistemas de recompensa del cerebro todavía están esperando su dosis romántica, pero no van a obtener las respuestas que esperan", escribe Diane Kelly para io9. "Lo mismo que alguien en las profundidades de una adicción a las drogas, donde aumentan el volumen en un esfuerzo por una respuesta".

Debido a que el sistema de recompensas es una de las regiones más primarias de nuestro cerebro, se evita el paso por el "filtro" de conciencia, al igual que la sensación de tener hambre o sed, por lo que terminamos haciendo tales cosas locas para impulsar nuestra dopamina. Y funciona temporalmente también mirando fotos de la ex pareja, pero al final del día, su cerebro se va a tener que recablear a sí mismo para superarse; y según un estudio publicado a principios de este año, toma un promedio de tres meses. 

Con esto se sugiere que las personas se recuperarán, el dolor va a desaparecer con el tiempo y habrá una luz al final del túnel.

Cómo ayudarse:

Mientras tanto, se demostrado que el paracetamol (acetaminofén) además de ayudar con el dolor físico también ayuda con el dolor al rechazo o "dolor social"; hablar del problema con alguien también ayuda a superarlo de manera más rápida.

Así que no se sienta tan mal por estar un poco demente mientras que usted se recupera de ese rechazo - no se puede luchar contra la biología.



-DESCUBRE TU MUNDO-

No hay comentarios: