jueves, 22 de enero de 2015

Este material super-hidrofóbico hace rebotar el agua asombrosamente

Mientras que varios materiales hidrofóbicos del pasado han utilizado recubrimientos químicos para repeler el agua, este nuevo metal tiene propiedades para rechazar la humedad integradas en él. Esto significa que las moléculas de agua nunca se unirán a su estructura. 

Creado por investigadores de los EE.UU. este metal de autolimpieza super-hidrofóbico hace rebotar el agua rechazándola como ningún otro. 

Varios materiales hidrofóbicos anti-humedad han venido apareciendo en los últimos tiempos con aplicaciones increíbles para la ciencia y la tecnología, algunos de ellos terminan en inventos como la camiseta blanca australiana, en donde cualquier mancha de salsa sobre ella es rechazada por
su superficie.

Sin embargo, varios de esos materiales son recubiertos por sustancias hidrofóbicas que terminan desgastándose con el tiempo. Este nuevo material tiene sus propiedades super-hidrofóbicas integradas en él, lo que significa que siempre estará vigente.

"Somos capaces de cambiar la estructura de la superficie de casi cualquier pieza de metal, por lo que podemos controlar cómo responde ante los líquidos", dijo el miembro del equipo, Chunlei Guo, profesor de óptica de la Universidad de Rochester, en un comunicado de prensa. "Incluso podemos controlar la dirección en la que fluyen los líquidos".

Cómo lo hicieron:

Para crear el nuevo material de auto-limpieza, el equipo de Guo disparó una ráfaga ultra-rápida de luz láser a la superficie de una aleación hecha de platino, cobre y titanio. Y cuando decimos "ultra-rápida", lo decimos en serio - cada ráfaga es un femtosegundo largo, lo que equivale a unas pocas billonésimas partes de un segundo. O, como el equipo describe, "un femtosegundo es a un segundo, lo que un segundo es a unos 32 millones años ... desata tanta energía como toda la red eléctrica de América del Norte, y todo centrado en un punto del tamaño de un cuadrito del tejido de punto de cruz".

Estas ráfagas alteran la estructura del metal a una escala nanométrica, creando hoyos minúsculos, glóbulos y hebras sobre toda la superficie. Estas nanoestructuras determinan que tantas moléculas del líquido son atraídas por la superficie del metal, y el efecto puede cambiar de propósito dependiendo de la configuración del láser. Es decir, puede atraer y absorber toda la humedad o rechazar totalmente el agua. 

Aplicaciones:

Al igual que materiales creados anteriormente de características similares (aunque menos potentes), este metal podría tener múltiples aplicaciones.

El material es de auto-limpieza, anti-corrosión, anti-hielo, y anti-microbios. Imagínese aires acondicionados, refrigeradores u otras superficies que nunca acumulen hielo, estantes que nunca necesiten quitar el polvo acumulado y superficies en donde los microbios dañinos nunca puedan establecer su residencia.

La invención incluso ha llamado la atención de la Fundación de Bill y Melinda Gates, debido a su potencial para facilitar la fácil recogida de agua de lluvia en los países en vía de desarrollo de todo el mundo. "En estas regiones, la recolección de agua de lluvia es de vital importancia y el uso de materiales super hidrofóbicos podría aumentar la eficiencia sin la necesidad de utilizar grandes embudos con ángulos agudos para evitar que el agua se pegue a la superficie", dijo Guo en su comunicado de prensa. 

Además, el metal al ser de color negro, sería muy útil para aplicaciones donde se requiere la captación de luz, tales como sensores y paneles solares.

Son miles las aplicaciones que estos materiales pueden tener en la vida diaria, sin embargo, habría que esperar el desarrollo de su producción a mayor escala. Por lo pronto, la forma como funciona es bastante interesante de ver.

En video:




-DESCUBRE TU MUNDO-

No hay comentarios: