domingo, 16 de noviembre de 2014

Tomates y manzanas verdes para el desarrollo y crecimiento muscular

El crecimiento y desarrollo de los músculos no dependen solamente de una actividad física constante y bien realizada, de hecho sin una alimentación correcta podrías estar perdiendo el tiempo. 

Así como algunos alimentos perjudican el rendimiento físico y desarrollo de los músculos, otros contribuyen de gran manera en esta labor. 

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Iowa en EE.UU. Reveló que la tomatidina, un componente propio de los tomates verdes, no sólo participa en el crecimiento muscular, sino que actúa como un protector contra su desgaste y atrofia, provocados por el envejecimiento o enfermedades como el cáncer y lesiones ortopédicas, entre otros factores.

Experimento:

Los científicos agregaron tomatadina a la comida de roedores y se encontraron con que éstos desarrollaban mayor masa muscular, eran más fuertes y podían
ejercitarse más tiempo.


Por otra parte, ninguno aumentó de peso, porque en el proceso de su ejercitación hubo pérdida de grasa. Esto hace que se deba estudiar más en profundidad los efectos de la tomatidina en el tratamiento de la obesidad.

Manzanas verdes y tomates verdes:

En un estudio anterior realizado por el mismo equipo, se había descubierto el beneficio que el ácido ursólico, presente en la cáscara de manzana, tiene en el tejido muscular. En esa oportunidad, se publicó que dicha sustancia reduce la atrofia muscular y promueve el crecimiento de los músculos en roedores.



Ambos estudios se basaron en los mapas de conectividad. Esta técnica consiste en comparar patrones de expresiones genéticas en células bajo diferentes condiciones.

Para ello, se determina qué genes se activan y desactivan en los músculos humanos durante la atrofia y se compara ese resultado con los patrones de expresión en líneas de células de cultivo tratadas con distintos compuestos, entre ellos el ácido ursólico y la tomatidina.

El resultado del estudio fue que tanto el ácido ursólico como la tomatidina provocan patrones opuestos a los producidos por la atrofia muscular, sugiriendo que puede reducirla. Además, según se observó en las conclusiones, esta última sustancia estimula el crecimiento de las células musculares de los seres humanos.

Otros beneficios:

Entre las derivaciones encontradas también se encuentran la reducción de la grasa, los niveles de azúcar en la sangre, colesterol y triglicéridos, lo cual deja abierta la posibilidad de que puedan contribuir al tratamiento de enfermedades como la diabetes o la obesidad.

Una vez sabido esto, la recomendación consiste en que, si usted desea un mejor rendimiento y desarrollo en sus músculos, es posible que deba considerar en su dieta una buena porción de tomates y manzanas verdes de ahora en adelante.

Respaldo del artículo en el portal THE UNIVERSITY OF IOWA


-DESCUBRE TU MUNDO-

No hay comentarios: