miércoles, 27 de agosto de 2014

La luz solar y el agua más cerca de ser convertidos en combustible

Científicos australianos han replicado una reacción fotosintética crucial para estar a un paso más cerca de crear combustible sostenible, limpio y económico a partir del agua y la luz del sol - como lo hacen las plantas. 

Las plantas usan la fotosíntesis para convertir el agua, el dióxido de carbono y la luz solar en oxígeno y en la energía que necesitan para alimentar sus sistemas. Por décadas, los científicos han estado tratando de replicar esta reacción con el fin de crear sistemas biológicos que puedan producir combustible de hidrógeno de una manera barata y limpia. 

Ahora, por primera vez, científicos de la Universidad Nacional Australiana en Canberra, han logrado modificar una proteína de origen natural, la cual se usa para captar la energía de la luz solar, un paso clave en la fotosíntesis.

"El agua es abundante y también lo es la luz solar. Es muy excitante saber que se podrían utilizar para crear hidrógeno de una forma barata y segura", dijo en un comunicado de prensa Kastoori Hingorani, el investigador principal del ARC Centro de Excelencia para la Fotosíntesis Traslacional.


El hidrógeno tiene el potencial para ser un reemplazo con cero emisiones de carbono para los productos derivados del petróleo de los cuales dependemos en la actualidad. Pero hasta ahora, no hemos sido capaces de encontrar una manera más segura y eficiente como lo hacen las plantas. Para replicar esta reacción, el equipo de investigación tomó una proteína natural llamada ferritina, la cual modificaron ligeramente. 

Cómo lo hicieron:

La ferritina se encuentra en casi todos los organismos vivos, y por lo general almacena hierro. Pero el equipo reemplazó el hierro por un metal común, el manganeso, de manera que se parecía mucho al sitio de división del agua en la fotosíntesis. También sustituyeron otro sitio de unión con un pigmento sensible a la luz, el Zinc Chlorin.

Una vez realizadas estas modificaciones, los investigadores hicieron brillar la luz sobre la ferritina modificada y vieron una clara indicación de la transferencia de carga eléctrica, al igual que la que se produce en las plantas, algo que describen como el "latido eléctrico" que es la clave para la fotosíntesis. 


El equipo ahora tiene que trabajar en el uso de esta proteína para crear sistemas divisores de agua biológicos. Sin embargo este es un primer paso importante. 

Importancia y aplicaciones:

"Esta es la primera vez que hemos replicado la captura primaria de energía de la luz solar", dijo Ron Pace, un co-investigador en el estudio, "Es el comienzo de toda una serie de posibilidades, como la creación de un combustible altamente eficiente, o la captura del carbono atmosférico".

Una de las cosas más emocionantes acerca de esta investigación es que, ya que esta proteína es alimentada por el Sol y no requiere baterías o metales caros, todo el proceso podría estar al alcance de los países en vía de desarrollo. 
"Ese ciclo libre de carbono es esencial e indefinidamente sostenible. La luz del sol es extraordinariamente abundante y el agua está en todas partes - las materias primas que se necesitan para hacer el combustible, y al final de su uso el ciclo hace que todo regrese al agua", añadió Pace. 

Los resultados han sido publicados en BBA Bioenergetics



-DESCUBRE TU MUNDO-


1 comentario:

  1. hoje a CIÊNCIA é melhor do que ontem,e amanha é melhor do que hoje!

    ResponderEliminar