lunes, 2 de junio de 2014

Un "planeta Tierra" más grande que el nuestro si existe: descubren nueva Mega Tierra


Los científicos anunciaron este 2 de junio de 2014 en el marco del encuentro anual de la Sociedad Astronómica Americana (AAS) que el exoplaneta Kepler-10c descubierto previamente por el telescopio espacial Kepler de la NASA es una "Mega Tierra" con un tamaño 17 veces mayor al de nuestro planeta.

El nombrado Kepler-10c ha sido descrito como una "Mega-Tierra", ya que es incluso demasiado gigantesco para encajar en la categoría de "Super-Tierra", la cual se refiere a un tamaño de hasta 10 veces el de la nuestra. 

La novedad:

Los científicos no pensaban que un planeta similar a la Tierra más grande que ella podría existir, al menos no con sus características rocosas, pues se creía que los planetas con 10 veces la masa de la Tierra atraerían grandes cantidades de hidrógeno y serían planetas gaseosos como Saturno o Júpiter. Pero Kepler-10c es un planeta rocoso denso y no envuelto en gas. Este descubrimiento sugiere que hay mucho espacio para la existencia de vida en otros planetas similares de gran tamaño.

Entre otros detalles de Kepler-10c se conoce que órbita alrededor de una estrella similar al sol cada 45 días, lo que es una gran velocidad para un planeta de su tamaño. Se ubica en la constelación de Draco a 560 años luz de distancia desde nuestra Tierra, y en su mismo sistema se encuentra el anteriormente descubierto Kepler-10b, el cual posee un tamaño de tres masas terrestres.

Cómo descubren sus características:

El telescopio Kepler, una nave especialmente diseñada para la búsqueda de exoplanetas y que ya ha localizado casi 3.000 mundos fuera de nuestro Sistema Solar, utiliza el método del tránsito, que consiste en medir las ligeras variaciones del brillo de las estrellas cuando un planeta pasa delante de ellas. Midiendo ese pequeño oscurecimiento, los astrónomos pueden calcular el tamaño del planeta que lo ha causado, y también su diámetro, aunque no pueden saber si se trata de un mundo sólido o gaseoso.

Para conocer su masa, el equipo capitaneado por Xavier Dumusque (autor del hallazgo) decidió utilizar el instrumento HARPS-North del Telescopio Nazionale Galileo, en las islas Canarias. Y hallaron que pesaba 17 veces más que la Tierra, es decir, mucho más de lo que se esperaba. Lo cual era una demostración clara de que Kepler-10c era mucho más denso que un mundo gaseoso, y que estaba compuesto de rocas y otros materiales sólidos.


Los desafíos del descubrimiento se centran ahora en investigar como un planeta rocoso con una gran masa puede llegar a formarse, además de seguir tratando de descubrir más mundos como este que sin duda existen y que tienen la posibilidad de albergar vida.

Lea el artículo en la página oficial de la NASA


-DESCUBRE TU MUNDO-



No hay comentarios: