viernes, 18 de abril de 2014

Recomendaciones: remedios caseros para quemaduras menores de piel


Las quemaduras menores pueden resultar incómodas y dolorosas, estas pueden ser tratadas con remedios caseros naturales, siempre y cuando no sean de un grado alto. Hay varias soluciones alternativas que pueden prevenir la infección, aliviar dolores, evitar cicatrices y ayudar en la curación. Los remedios alternativos como la leche, té, miel, agua fría, aceite de lavanda y el yogur se han utilizado durante algún tiempo, y son de fácil acceso.

Yogur
El yogur puede ayudar a calmar y enfriar las quemaduras menores. Aplicar dos cucharadas de yogur directamente en el área afectada, esperar 15 minutos y luego retirar. Se recomienda Yogur natural, aunque el yogur saborizado funcionará también.

Miel
La miel es un antiguo remedio para una multitud de cosas, incluyendo pequeñas quemaduras, ayuda en su sanación y en la desinfección. Ponga unas gotas de miel directamente sobre la quemadura, a continuación, coloque un vendaje sobre el área infectada. Un vendaje de gasa funciona bien cambiándolo varias veces al día. Con cada cambio de vendaje, unas gotas de miel se deben de volver a aplicar.

Té negro
El ácido tánico en el té negro trabaja para ayudar a extraer el calor ardiente de una pequeña quemadura. Después de preparar las bolsitas de té con el líquido fresco, sólo tiene que rociar el agua de té en la quemadura. Esto se puede repetir tan a menudo como sea necesario.

Leche
La leche trabaja para calmar quemaduras menores y aliviar el dolor. Tome un paño limpio y remójelo con leche, aplíquelo después a la quemadura. Repita cuantas veces sea necesario para aliviar el dolor, lave la tela entre cada aplicación si es necesario.

Agua
El agua fría puede ayudar enormemente con quemaduras leves. No sólo hace que se enfríe la quemadura, sino que evita el daño a otras células. Deje correr agua fría sobre la quemadura lo más pronto posible durante unos minutos.

Vinagre
El vinagre funciona como un agente purificador, así como astringente para quemaduras menores. Diluir un cuarto de taza de vinagre con dos tazas de agua. Vierta el líquido sobre la quemadura y no enjuague.

Aceite de Lavanda
El aceite de lavanda no sólo calmará todas las penas de una quemadura menor, sino que también ayudará en la prevención de la cicatrización no deseada. Frote el aceite de lavanda generosamente sobre la quemadura y deje actuar durante 15 minutos como mínimo. Aplique de nuevo tantas veces como sea necesario.


No hay comentarios: