miércoles, 2 de abril de 2014

5 secretos de "la naturaleza de los gatos"


Presumidos, independientes y algo misteriosos, este comportamiento podría definir estos felinos domésticos que se creen dueños de los humanos, según estudios de su naturaleza.

A continuación 5 curiosidades relevantes de estos animales que aparecen en el libro "La naturaleza de los gatos" del escritor Stephen Bodiansky:

1. No se reconocen en un espejo

Como si se tratara de un vampiro, la mayor parte de los gatos no reacciona cuando ve su imagen reflejada en un espejo. Según el autor del libro, la total indiferencia del animal se debe a que al espejo le falta el olor, un elemento esencial para que el felino reaccione frente a él como ante otro ser vivo.

2. Prefieren dormir y postergar sus actividades

Mientras que un ser humano emplea alrededor de una tercera parte de su tiempo en dormir, los gatos suelen pasar mucho más tiempo en los brazos de Morfeo, aunque no lo hacen de un tirón, sino en pequeñas siestas a lo largo del día. Por ello, es habitual que pasen muchas horas “desaparecidos”, en un lugar tranquilo en el que no sean molestados. Su fama de presumidos tampoco es infundada. Un 30% de su vida lo emplean en asearse.

3. Instinto desarrollado

A pesar de con la domesticación los gatos perdieron gran parte de su agresividad, han conservado casi intacto su instinto cazador, lo que hace que vean cualquier ave doméstica como una presa en potencia. Otro de los instintos que han sobrevivido es el de supervivencia. Así, normalmente duermen con el lomo apoyado contra una superficie densa para evitar que algún enemigo pueda atacarles por la espalda. Porque ya se sabe que también duermen con un ojo abierto.

4. Grandes saltadores

El gato posee una extraordinaria potencia en el salto. Puede elevarse hasta siete veces por encima de su altura a cuatro patas, lo que equivale a un metro. Además, poseen una gran capacidad de reacción, que les permite darse la vuelta en el aire y caer siempre sobre las cuatro patas. Estas habilidades son el origen de la leyenda que les atribuye siete vidas.

5. Por qué entierran sus excrementos

El sistema digestivo del gato es asombroso. Además de permitirle expulsar por la boca las bolas de pelo que ha tragado mientras se lamía las patas y el cuello, sus heces siempre forman bolitas compactas que apenas dejan rastro. La razón por la que los felinos entierran sus excrementos es el penetrante olor que desprenden y que, de quedar al aire, podría atraer a enemigos que amenacen su territorio.

El origen de su domesticación, los alimentos que más y menos les gustan, su gusto por la rutina, su extraña habilidad para beber agua o su escasa memoria a corto plazo son otras de las curiosidades acerca de los gatos que puedes conocer en el artículo de ”Play Ground Music”.

No hay comentarios: