domingo, 15 de diciembre de 2013

Yammer: adiós al correo electrónico de empresa, hola redes sociales corporativas




Antes de lo que muchos piensan, los trabajadores dejarán de estar pendientes del email del trabajo. Y no porque vayan a dejar de consultarlo. Sino porque no existirá. Óscar Mozo, responsable de la red social corporativa Yammer en la división de Office de Microsoft Ibérica, defiende esta hipótesis tras examinar el «cambio de cultura y la forma de trabajar en la que estamos inmersos».

«El email va a ser sustituido por las redes sociales corporativas», dice, la nueva piedra angular de la comunicación y la colaboración en el trabajo que cambiará la manera de trabajar de los empleados. Aunque en un principio esta idea pueda provocar cierto rechazo, tan solo hace falta analizar la realidad actual en la que nos encontramos: se generan 350 millones de «tuits» al día y hay mil millones de usuarios conectados a Facebook. Así lo asegura un estudio realizado por Ipsos, encargado por Microsoft, que desvela que el 82% de la población que participa en el mundo «online» se conecta a través de redes sociales.

Pero además de estos datos, existe un hecho: la empresa francesa Atos jubiló el correo electrónico entre sus trabajadores hace ya dos años. Para su máximo responsable, Thierry Breton, los emails suponían una pérdida de tiempo y, por tanto, de productividad. Según el directivo, únicamente 20 de cada 200 mensajes recibidos por sus empleados a lo largo del día son importantes. Esto supone un porcentaje de tan solo el 10%.

Ante este panorama, no es de extrañar que las redes sociales corporativas, entre las que se encuentra Yammer, sean el futuro escenario laboral en el que los profesionales desarrollarán sus tareas fruto de la evolución. «De la misma forma que el correo electrónico fue un revulsivo y aceleró el ritmo de los negocios en los años 90 –recuerda Mozo-, las redes sociales corporativas serán el motor que transforme el espacio de trabajo y la forma de trabajar en los próximos años».




Valor añadido de las redes sociales corporativas

Así que si fuimos capaces de hacer que Facebook o WhatsApp formen parte de nuestra vida, haremos lo mismo con las redes sociales corporativas en el ámbito profesional. De esta manera, tal y como explica Óscar Mozo, se consigue una organización empresarial más conectada, se construyen equipos colaborativos más productivos y se otorga una agilidad al negocio hasta ahora impensable.

«El uso de redes sociales corporativas es ya una realidad y un total de 200.000 empresas en todo el mundo utilizan Yammer, entre las que se incluye el 85% de las compañías del Fortune 500», afirma el responsable de Microsoft. De hecho, la compañía realizó una inversión de 1.200 millones de dólares en su red social corporativa el pasado verano y finalizó su tercer trimestre del ejercicio fiscal con un crecimiento del 259% en ventas de Yammer.

Si a la apuesta por Microsoft se le unimos que la repercusión de las redes sociales corporativas ha aumentado en un 153% respecto al año anterior, según un estudio de MyObserver, ya los trabajadores ya pueden ir despidiéndose de su querido email.

ABC.es

No hay comentarios: